Derechos laborales de las personas migrantes en EUA

La comunidad latina e hispana representa un pilar fundamental de la fuerza laboral de los Estados Unidos.

  • Actualmente en el país hay 61 millones de latinos e hispanos, personas migrantes o descendientes de migrantes.
  • De los que 53 millones son fuerza productiva. Es decir, personas que trabajan y aportan su esfuerzo en los EUA.

La fuerza laboral hispana y latina en los Estados Unidos

Según el Censo del 2020, la población hispana en los Estados Unidos era de 62.1 millones de personas, representando el 18.7% de la población total del país.

Actualmente (2024) se estima que la población hispana alcance los 65.3 millones, constituyendo el 19.2% de la población total. Alcanzando (y superando) el 20% en los próximos años.

En el 2020, 53.3 millones de hispanos formaban parte de la fuerza laboral de los Estados Unidos, lo que equivale al 17.3% de la fuerza laboral total.

La tasa de participación laboral hispana es del 67.4%, superior a la tasa de participación no hispana del 62.2%.

Se calcula que para el 2030, la participación hispana en la fuerza laboral aumente a 22.4% y a más del 30% para el 2060.

Esto supone un peso y relevancia muy importante en la economía del país. Su poder adquisitivo alcanzó los 1.8 billones de dólares en el 2020. Son propietarios de +4.7 millones de negocios distribuidos por todos los Estados Unidos. Y pagan 175 mil millones de dólares en impuestos federales cada año.


El camino hacia los derechos laborales de hispanos y latinos

A pesar de sus importantes contribuciones, los trabajadores hispanos enfrentan desafíos como la discriminación salarial, la falta de acceso a beneficios laborales y la sobrerrepresentación en trabajos de bajo salario y alta peligrosidad.

Sin embargo, también existen oportunidades para mejorar la situación laboral de la comunidad hispana, como:

  • Fortalecer las protecciones legales para los trabajadores inmigrantes.
  • Promover la educación y la capacitación para el trabajo.
  • Facilitar el acceso a servicios financieros y de salud.
  • Fomentar la inclusión y la diversidad en el lugar de trabajo.

Sin embargo, su camino en el ámbito laboral está plagado de desafíos y desigualdades, acentuados por su estatus migratorio.

Hoy vamos a analizar en profundidad los derechos laborales de las personas migrantes latinas e hispanas en el país, diferenciando entre aquellas con y sin documentos migratorios.

Los latinos somos la columna vertebral de este país. Sin nosotros, la economía se caería.

Dolores Huerta,
activista del movimiento campesino en EUA

Migrantes CON documentos: un acceso incompleto a la protección

A pesar de contar con autorización legal para trabajar, las personas migrantes con documentos no están exentos de discriminación y explotación laboral.

Algunos de los principales obstáculos, ya nombrados anteriores, son:

  • Una fuerte y tenaz disparidad salarial reflejada en las estadísticas. Los trabajadores latinos con documentos ganan en promedio un 8% menos que sus pares blancos no hispanos. Esta brecha se amplía aún más para las mujeres latinas, quienes ganan un 23% menos que las mujeres blancas no hispanas.
  • Una demostrada falta de acceso a beneficios que aportan las empresas a sus trabajadores ya que muchos empleadores no ofrecen beneficios básicos como seguro médico, seguro dental o licencia por enfermedad a sus trabajadores migrantes con documentos.
  • Unas condiciones laborales inseguras que se traducen, día sí y día también, en noticias sobre graves accidentes en el trabajo, lo que ha hecho que se disparen los despachos de abogados especializados en lesiones. Los trabajadores latinos con documentos están sobrerrepresentados en industrias peligrosas como la construcción, la agricultura y el procesamiento de alimentos, donde enfrentan un mayor riesgo de accidentes y enfermedades laborales. Esto se debe en parte a la baja cualificación pero también al techo de cristal a la hora de acceder a puestos de mayor categoría debido a su procedencia.
  • Una pertinaz dificultad para la sindicalización ya que los empleadores a menudo desalientan o prohíben activamente la participación de los trabajadores migrantes con documentos en sindicatos, limitando su capacidad para negociar mejores condiciones laborales.

Migrantes SIN documentos: una situación de extrema vulnerabilidad

La situación de los migrantes sin documentos es aún más precaria. Carecen de las protecciones básicas que amparan a los trabajadores con documentos, lo que los convierte en víctimas frecuentes de abusos y explotación.

A menudo soportan situaciones como:

  • Los salarios bajos y precarios que están muy por debajo del nivel de subsistencia más elemental. Los migrantes sin documentos suelen aceptar trabajos por debajo del salario mínimo, con jornadas laborales extensas y sin pago de horas extras.
  • Una constante amenaza de deportación que el empleador utiliza para imponer condiciones ilegales al trabajador sin documentos ya que el temor a la deportación los hace vulnerables al chantaje y la intimidación por parte de empleadores abusivos.
  • Una falta de acceso a la justicia en el ámbito del derecho laboral en la práctica, ya que las personas migrantes sin papeles son reacias a denunciar abusos por miedo a ser deportados, lo que perpetúa el ciclo de explotación.
  • El acceso limitado a servicios básicos (o incluso inexistente en ciertas circunstancias) al no tener documentación en regla, lo que hace que carezcan de acceso a servicios como atención médica, seguro social y educación, agravando su situación de vulnerabilidad.

Los latinos tenemos mucho que ofrecer al mundo. Somos una comunidad fuerte, resiliente y llena de talento.

Lupe Esparza,
cantante y líder del grupo Bronco

Cómo defender los derechos laborales de hispanos y latinos

Es imperativo tomar medidas para garantizar que todos los trabajadores migrantes latinos e hispanos, independientemente de su estatus migratorio, gocen de sus derechos laborales fundamentales.

Algunas acciones clave que intentan promover organizaciones no gubernamentales y activistas incluyen:

  • Un fortalecimiento práctico de las leyes laborales implementando las medidas necesarias que hagan cumplir leyes actuales que protejan a todos los trabajadores, independientemente de su estatus migratorio. No siempre hacen falta nuevas leyes. Muchas veces lo que hace falta es que las leyes existentes se cumplan en la vida real pasando de la teoría y las intenciones a la práctica y los hechos.
  • Hay que promocionar y concienciar sobre la sindicalización, facilitando la participación de los trabajadores migrantes en sindicatos, asociaciones, colectivos y cualquier otro tipo de forma en la que las personas con intereses comunes se puedan organizar, permitiéndoles negociar mejores condiciones laborales y defender sus derechos.
  • Es necesario combatir la discriminación implementando medidas para combatir la discriminación por razones étnicas y raciales en el lugar de trabajo. Lo que importan son las personas y sus hechos, no su apariencia o procedencia.
  • Se hace necesaria una eficaz protección contra la deportación que brinde alternativas para los trabajadores migrantes sin documentos, como un camino hacia la ciudadanía o la residencia permanente.
  • Y, por último, aunque no menos necesario, una expansión del acceso a los servicios básicos y elementales para la dignidad de cualquier persona, garantizando el acceso de los trabajadores migrantes a la atención médica, un seguro social y su propia educación o la de sus hijos e hijas.

La lucha por los derechos laborales de las personas migrantes latinas e hispanas en los Estados Unidos es una lucha por la justicia y la equidad. Y, sobre todo, es una lucha que beneficia al propio país, al facilitar la incorporación de una enorme fuerza laboral y productiva que ayudará a los Estados Unidos a seguir siendo la primera potencia mundial que ya es.

Reconociendo las desigualdades y desafíos que enfrentan, tanto los migrantes con documentos como los que no lo tienen, podemos avanzar hacia un sistema laboral más justo e inclusivo para todos y todas.

Es un compromiso que requiere el esfuerzo conjunto de gobiernos, organizaciones, empleadores y la propia comunidad migrante. Solo así podremos construir un futuro donde el trabajo decente y digno sea una realidad para todas las personas, independientemente de su origen o estatus migratorio.


Claves esenciales sobre tus derechos como migrante

Hay tres preguntas esenciales que nos llegan recurrentemente al buzón de abogados(de)USA y son:

  • ¿Tengo derecho a asistencia médica?
  • ¿Tengo derecho a poder trabajar?
  • ¿Tengo derecho a poder estudiar?

Te lo vamos a resumir en una sencilla tabla.

DerechoCON documentosSIN documentos
TrabajarPueden trabajar legalmente en cualquier sector ocupacional.

Gozan de las mismas protecciones laborales que los ciudadanos estadounidenses, incluyendo el derecho al salario mínimo, horas extras, descanso médico y seguridad laboral.

Pueden enfrentar discriminación salarial y falta de acceso a ciertos beneficios laborales.
Dependen de trabajos informales o de baja remuneración.

Sufren mayor riesgo de abuso laboral, condiciones precarias y falta de protecciones básicas.

El temor a la deportación limita su capacidad para denunciar abusos o exigir sus derechos.
Asistencia médicaPueden acceder a planes de seguro médico privados o públicos, como Medicaid o Medicare, bajo ciertas condiciones.

El costo de la cobertura médica puede ser elevado y algunos planes pueden tener exclusiones o limitaciones.
Carecen de seguro médico legal y el acceso a servicios de salud pública suele ser restringido.

Dificultades para acceder a clínicas y hospitales, miedo a la detección y deportación, y falta de conocimiento sobre sus derechos.
EstudiarPueden asistir a escuelas públicas desde la educación primaria hasta la universidad, pagando tarifas de matrícula reducidas o nulas.

Existen programas y becas específicas para estudiantes migrantes con documentos.

Dificultades con el idioma, falta de familiaridad con el sistema educativo y desventajas socioeconómicas.
Enfrentan dificultades para ingresar al sistema educativo público, especialmente en niveles superiores.

Falta de documentación, costos elevados, discriminación y el trabajo infantil como obstáculo para asistir a la escuela.
Tablas de acceso a derechos básicos (trabajo, asistencia médica y estudios) de personas migrantes latinas e hispanas, con y sin documentos, en los Estados unidos (2024).

¿Por qué se celebra el 1 de mayo como día del Trabajador?

Este artículo nace a partir de la celebración del día 1 de mayo, el Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras.

Si tienes curiosidad sobre el motivo por el que se celebra ese día, te lo contamos brevemente.

Ese día conmemoramos la lucha histórica por la jornada laboral de 8 horas.

Esta fecha tiene sus raíces en un acontecimiento crucial que marcó un antes y un después en el movimiento obrero.

La Huelga de Haymarket y los Mártires de Chicago

En el siglo XIX, las condiciones laborales en las fábricas eran deplorables. Los trabajadores, principalmente inmigrantes, eran sometidos a jornadas extenuantes de hasta 12 o 16 horas por un salario precario.

En 1886, la Federación Americana del Trabajo y el Congreso de Oficios y Sindicatos (AFL-CIO) convocó a una huelga general para exigir la jornada laboral de ocho horas. El 1 de mayo, más de 300.000 trabajadores en todo el país se unieron al paro.

En Chicago, una manifestación pacífica en apoyo a la huelga terminó en tragedia. Tras un incidente con la policía, una bomba explotó entre la multitud, provocando la muerte de varias personas, tanto policías como manifestantes.

Todavía hoy se sigue debatiendo sobre quién dio la orden última para que esto sucediera. Por un lado la versión oficial es que fueron los propios huelguistas quienes hicieron explotar el artefacto, por el otro, que fueron los propietarios de empresas quienes provocaron el atentado para intimidar a los huelguistas.

Sea como fuere, ocho líderes sindicalistas fueron acusados de ser los responsables del atentado y condenados a muerte. Cinco de ellos fueron ejecutados en la horca, convirtiéndolos en mártires del movimiento obrero.

El legado del 1 de Mayo

A pesar de la tragedia de Haymarket, la huelga marcó un punto de inflexión en la lucha por los derechos laborales. La reivindicación de la jornada de ocho horas se extendió por todo el mundo y se convirtió en un símbolo de la lucha por la justicia social y la dignidad del trabajo.

En 1889, la Segunda Internacional, una organización internacional de partidos socialistas y sindicatos, proclamó el 1 de mayo como el Día Internacional de los Trabajadores en honor a los mártires de Chicago.

Hoy en día, el 1 de mayo se celebra en más de 80 países alrededor del mundo, excluyendo a los Estados Unidos entre otras muchas regiones.

En EUA, sin embargo, se celebra el Día del Trabajo el primer lunes de septiembre. Esta fecha se estableció en 1894 como un día festivo nacional para honrar las contribuciones de los trabajadores y el movimiento obrero en el país.

Existen varias razones históricas por las que los Estados Unidos no celebra el Día Internacional del Trabajador el 1 de mayo:

  • La celebración del 1 de mayo como Día Internacional del Trabajador tiene sus raíces en la lucha por la jornada laboral de ocho horas, iniciada en Chicago en 1886. En aquella época los movimientos obreros no tenían aún la misma fuerza en Estados Unidos que en otros países.
  • La asociación del 1 de mayo con el movimiento socialista y sus ideas generó recelo y rechazo en distintos sectores de la sociedad estadounidense, quienes lo veían como una celebración radical.
  • La creación del Día del Trabajo en septiembre de 1894 buscó establecer una fecha específica para honrar a los trabajadores estadounidenses y distanciarse de las connotaciones políticas del 1 de mayo.

Tanto el 1 de mayo como el primer lunes de septiembre se convierten igualmente en un día para conmemorar la lucha histórica por los derechos laborales, recordar a los mártires que dieron su vida por la causa, dando la oportunidad a las nuevas generaciones a seguir reivindicando condiciones de trabajo justas y dignas para todos.

El Día del Trabajador (o el Día del Trabajo) no se limita únicamente a la lucha por la jornada laboral de ocho horas. Es una fecha para reflexionar sobre múltiples aspectos relacionados con el trabajo.

  • La lucha por un salario digno que permita a los trabajadores cubrir sus necesidades básicas y vivir una vida decente.
  • La defensa de los derechos laborales básicos, como la seguridad en el trabajo, el derecho a la salud ocupacional, la libertad de asociación sindical y el derecho a la negociación colectiva.
  • La lucha contra la discriminación en el lugar de trabajo por motivos de raza, género, origen étnico, orientación sexual o cualquier otra condición.
  • La promoción del trabajo decente como concepto que va más allá de la simple generación de ingresos, incluyendo aspectos como la realización personal, la autonomía y la dignidad en el trabajo.

Estos son solo algunos capítulos que siguen abiertos y de los que el debate aún no ha terminado. Especialmente cuando en la ecuación están presentes las personas migrantes latinas e hispanas, tanto si tienen sus documentos en regla como si no los tienen (lo que agrava siempre su situación personal).

El Día Internacional de los Trabajadores es una fecha que nos recuerda la importancia de la lucha por los derechos laborales y la justicia social. Es un día para honrar el legado de los trabajadores que han luchado por un mundo más justo y para seguir reivindicando condiciones de trabajo dignas para todos.


ADVERTENCIA:

abogados(de)USA es un directorio de despachos y profesionales que atienden a sus clientes en español en los Estados Unidos. Además ofrece en sus guías orientación e información que puede resultar útil a la hora de buscar, elegir y contratar a un abogado pero que nunca sustituye la consulta con un profesional; así como historias y casos que pueden servir de inspiración y motivación para dar el paso en la defensa de los derechos propios. En resumen, somos un portal de información.



Comentarios

2 respuestas a «Derechos laborales de las personas migrantes en EUA»

  1. […] vulnerabilidad laboral que sufren muchos latinos, algo que ya hemos tratado en una guía anterior, que trabajan en […]

  2. […] recordar que los latinos e hispanos representan el 18% de la fuerza laboral del país (datos de 2022) con una presencia importante en sectores como la construcción, la […]